EL ESTADO DE DERECHO Y SU RELEVANCIA PARA LA REACTIVACIÓN ECONÓMICA      
Noticias

Esp / Ing

La reactivación económica puede ser entendida como el proceso mediante el cual se busca encaminar la economía de un determinado país después de haberse sumergido en una crisis que afecte a la población en general. Un ejemplo claro de este tipo de crisis es la situación por la cual Bolivia viene atravesando desde las elecciones el 20 de octubre del presente año.

Ahora bien, el Estado de Derecho o Rule of Law para las sociedades anglosajonas puede entenderse como aquel escenario dentro de una sociedad en donde todos sus actores, incluyendo al gobierno, las empresas y la sociedad civil en general son equivalentemente responsables frente a leyes claras, justas y previsibles. Para lograr esto, es imperativa la existencia de un marco institucional y normativo fundado en cimientos solidos que garanticen la debida aplicación normativa a través de instituciones imparciales y accesibles.

De esta forma, el Estado de Derecho exige necesariamente la existencia de reglas bien elaboradas, dotadas de publicidad y aplicadas de manera uniforme a todos los miembros de una sociedad. Asimismo, las decisiones que se asuman como efecto de la aplicación de dichas leyes deben ser ejecutadas efectivamente. Esto aporta certeza y genera seguridad jurídica, ya que cualquier persona, tanto en sus relaciones con el Estado como su relación con otras personas, sabe a que atenerse. Esta claridad elimina cualquier tipo de arbitrariedad y pretende consolidar un sistema en el que se puedan predecir las consecuencias en el ámbito social y económico de las actuaciones de los particulares y los poderes públicos, y de las decisiones del sistema judicial y los servidores públicos, contribuyendo de esta manera positivamente a la paz social y el progreso económico.

Con relación a la actividad empresarial, esta tiene como esencia la búsqueda legitima de un rendimiento económico propicio y sostenible en el tiempo, por tanto, esta actividad es incongruente con la incertidumbre que provocan las estructuras legales mal definidas y la inseguridad derivada de estados de emergencia o incertidumbre como el de la coyuntura actual boliviana, en donde la normativa no logra cubrir jurídicamente las situaciones o contingencias que surgen en las operaciones comerciales. Por esta razón, no existe duda alguna que el desarrollo económico de una sociedad depende directamente de su sistema jurídico. Como lo menciono el ex secretario de la Naciones Unidas Ban Ki Moon “El imperio de la Ley es crucial para promover el desarrollo sostenible, los derechos humanos y un acceso igualitario a la justicia. Cuando el impero de la Ley es fuerte, las personas y las empresas pueden sentirse seguros e invertir en el futuro.”

En síntesis, el Estado de Derecho es un factor clave para la reactivación económica de Bolivia, esta se encuentra firmemente unida con la confianza, y sin esta ultima no puede existir inversión ni desarrollo económico. La falta de un Estado de Derecho promueve la inseguridad jurídica, la cual es una las mayores preocupaciones de cualquier inversor, especialmente los extranjeros, ya que un país sin una normativa clara es considerado una inversión riesgosa. Los inversores buscan la seguridad que ofrece un marco jurídico transparente que garantice los derechos de los particulares.

Por ende, la mejor forma de reactivar la economía boliviana es a través de un cambio normativo holístico. Se debe generar un sistema normativo basado en la claridad, publicidad, previsibilidad y estabilidad requeridas para el desarrollo económico. Los poderes públicos deben garantizar una estructura transparente que elimine la arbitrariedad como una forma de ejercicio. No existe nada mas nocivo para la seguridad jurídica que la posibilidad, e inclusive la simple idea, de que la administración pública ejerza sus facultades y poderes de forma arbitraria y fútil. Finalmente, las empresas también deben contribuir con la seguridad que demanda un Estado de Derecho, aporte que debe partir de los sistemas de gobierno corporativo de las empresas, para evitar grandes escándalos empresariales por practicas inadecuadas como es el caso Odebrecht en Brasil. Es en este sentido que las practicas de gobierno corporativo empresarial, las cuales hacen referencia a la forma en que son adoptadas las decisiones de las empresas, la participación societaria y/o accionaria, y la responsabilidad de sus gestores, son un pilar esencial para entablar la confianza, proteger a los inversores y reactivar la economía nacional.